Jubilados con las espaldas cubiertas

Diego Bossio, titular de la Anses, informó en el Congreso sobre el crecimiento del fondo anticíclico para el pago de jubilaciones. Allí reveló que el organismo operó con bonos en el verano para frenar la corrida cambiaria.

El Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de la Anses superó los 400 mil millones de pesos, lo que implica una suba del 21 por ciento con respecto al monto existente en diciembre y de 305,9 por ciento frente a finales de 2009, cuando esos fondos fueron incorporados por el Estado luego de la nacionalización de las AFJP. Medido en dólares, ese conjunto de activos avanzó desde su conformación a una tasa acumulativa del 11,7 por ciento anual. “Eso es más que el rendimiento anual de activos en dólares en cualquier lugar del mundo”, indicó el titular de la Anses, Diego Bossio, en una visita al Congreso. El funcionario aseguró que “cada vez menos jubilados y pensionados inician juicios contra el Estado por presuntos haberes mal liquidados”. Detalló que en los últimos doce meses la Anses pagó 42 mil sentencias y que este año ese número ascenderá a 45 mil.

El FGS constituye un reaseguro para el sistema previsional, es un stock que no se utiliza para afrontar los pagos mensuales de la Anses en concepto de jubilaciones y pensiones, Asignación Universal por Hijo y el plan Progresar. En cambio, fondea proyectos de infraestructura y mantiene acciones de empresas privadas por un importe significativo, entre otras inversiones. La novedad del último informe presentado por la Anses es que el organismo describe cómo el FGS operó durante el verano en el mercado de títulos públicos para frenar la especulación en contra del peso.

El FGS se ubica en la actualidad en 405 mil millones de pesos. Además de registrar un fuerte incremento en estos años, también se modificó la composición de la cartera. El financiamiento a proyectos productivos y/o de infraestructura subió de 2,2 a 12,6 por ciento del total. En ese ítem se destaca el fondeo al programa de viviendas Pro.Cre.Ar. En cambio, las acciones de empresas extranjeras bajaron de 5,2 a 0 por ciento, mientras que el dinero en plazos fijos se redujo del 10,4 al 3,9. La inversión en títulos públicos nacionales, en tanto, subió de 59,5 a 63,7 por ciento.

El último informe del FGS presentado ayer, correspondiente al primer trimestre, muestra cómo el organismo previsional operó para aplacar la corrida cambiaria de fines de año pasado, que terminó con la devaluación. “A partir de diciembre de 2013, el FGS comenzó a operar títulos públicos del gobierno nacional en el mercado secundario. Con el producido de la venta de títulos, desde principios de enero comenzó a operarse la recompra de los títulos en dólares, superando en la actualidad la tenencia inicial”, indica el documento oficial. Los bonos con los que operó la Anses fueron los nominados en dólares. Por eso la curva de tenencia de esos títulos registra una forma de “ve corta” sobre finales de 2013 y principios de este año, luego de permanecer estable desde fines de 2012. Fueron vendidos para impulsar a la baja el “contado con liqui” y con ello pinchar la burbuja del dólar “blue”, y luego recomprados antes de que esos bonos subieran, algo que sucedió a partir de febrero.

La Anses detalla que la operatoria con bonos en dólares tuvo lugar a partir de la compraventa de Bonar X y del Boden 2015. En ambos casos el organismo previsional vendió más caro de lo que recompró: el Bonar X se liquidó a un promedio de 90,5 dólares y se recompró a 85,4 dólares, mientras que el Bonar 2015, a 97,2 y 94,2 dólares, respectivamente. “Vendimos por 907 millones y compramos por 903 millones de dólares. Hemos ganado dinero con esa opción. Vendimos alto, compramos barato y hoy esos bonos valen más de lo que los vendimos”, explicó Diego Bossio.

El FGS también opera en el mercado primario, de suscripción directa. Bajo esa modalidad adquirió el Bonar 2019 en dólares. A la vez, compró títulos como el Bonar 2020, ajustables por Badlar Privada y también Letras del BCRA. La Anses defendió esas inversiones a raíz de la posterior suba de la tasa motivada por la política monetaria contractiva del BCRA.

Otro terreno de inversión del FGS son las acciones de empresas privadas, cuyo valor desde mayo del año pasado subió de casi 20.000 millones a 36.502 millones de pesos. Las acciones que más peso tienen en la cartera de la Anses son Telecom, Banco Macro, Siderar, Galicia y Molinos Río de la Plata. Un caso particular es el de YPF, donde la Anses invirtió 7095 millones de pesos hasta el 15 de mayo en concepto de obligaciones negociables.

En cuanto a la inversión en la “economía real”, la principal novedad con respecto a un año atrás es el incremento en el peso del Pro.Cre.Ar. De menos de 2500 millones de pesos pasó a casi 15 mil millones de pesos el dinero desembolsado por la Anses para fondear los créditos hipotecarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s