Presupuesto financiero agrario y desvíos

Por Guillermo Randi Salas

Una de las herramientas más poderosas para la producción agropecuaria es el desarrollo de un apropiado esquema de presupuesto financiero anual. En éste se deben argumentar la mayor cantidad de factores posibles, separando aquellos ingresos y costos productivos para establecer el margen operativo, todos los resultados impositivos, relacionando los aportes de capital con las inversiones y obteniendo los saldos de disponibilidades mensuales y anuales acumulados.

Pero la importancia no es sólo para predecir. El objetivo es el control mensual de desvíos que permiten ante un cambio en lo supuesto, ajustar y conocer inmediatamente el resultado del ejercicio bajo el efecto del nuevo entorno. La tarea presupuestaria se dificulta aún más debido a que la economía interna se maneja en pesos mientras que la valoración de los insumos evolucionan en relación con el tipo de cambio respecto del dólar. Quienes producen commodities se ven en un marco de insumodependencia y ser tomadores de precio, dejando gran parte de su actividad en manos ajenas. Aquellas actividades con mayor valor agregado, principalmente en concepto intelectual como es llevar a cabo horticultura orgánica donde la factibilidad es mayor para lograr producir con insumoindependencia y sustentabilidad, los precios y los mercados asequibles van a depender mayormente de las fortalezas en el desarrollo de la estrategia integral y el marketing en todas sus áreas para lograr la eficiencia.

Algunos tips a tener en cuenta para el desarrollo eficiente del presupuesto y su corrección de desvíos:

  • Llevar todo a una moneda o denominador común estable. Los productores de commodities pueden llevar el control de gestión según tonelajes o quintales de la producción objetivo debido a que esto facilita la interacción con el área técnica al hablar en común entorno a los rindes. Otro camino de fácil y eficiente ejecución es hacer las estimaciones en dólares lo que permite seguir la situación para compararla con los precios externos, y no depender de actualizar todo el presupuesto según la devaluación o el porcentual inflacionario del mes. En el largo plazo esto facilita hacer comparaciones entre las distintas campañas.
  • Diferenciar claramente los segmentos del presupuesto separando lo productivo de lo impositivo, de los flujos de caja, de las inversiones y los aportes de capital. El impacto creciente de este segmento, consecuencia del incremento en la carga tributaria, acompañado de un error no medido o compensado rápidamente, puede provocar situaciones irreversibles en la vida de la empresa.
  • Generar un sistema tipo planilla de cálculo donde se deje guardado el original, y mes a mes, se sobreescriba con los resultados obtenidos. Esto permite informar y discutir rápidamente la estrategia para adaptarse a los cambios.
  • Fortalecer el área administrativa financiera y analizarla como una unidad de negocios en sí. La habilidad del emprendedor para encontrar actividades que permitan compensar impuestos, acompañados del conocimiento técnico financiero, pueden repercutir positivamente en las finanzas de nuestros negocios.

El autor es licenciado en Economía y Administración Agraria – Consultor en Agronegocios.

Ambito Financiero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s