Márgenes Agropecuarios: Contrapuntos en clima y precios

El cuadro adjunto muestra la proyección de resultados para la zona Sudeste de Buenos Aires sobre la base de los precios estimados a cosecha 2016 para trigo y granos gruesos. Se presentan las cifras para los cultivos realizados por administración en campo propio y bajo la forma de arrendamiento en campos de terceros.

Avanza a pleno la cosecha de cebada en la zona, favorecida por un clima seco que se instaló desde principios de diciembre. Los rindes de los primeros lotes, que corresponden a variedades de ciclo largo y siembras tempranas, son elevados, en el rango de 50 a 60 qq/ha. Falta aún la trilla de los lotes sembrados más tarde que en el último tramo de la etapa de llenado de grano sufrieron golpes de calor que habrían afectado los rindes. La cosecha de trigo está a punto de iniciarse.

El contrapunto de este clima seco, aunque ideal para la cosecha, es que sólo llovieron 20 mm en lo que va del mes, y no hay humedad suficiente para sembrar la soja de 2ª sobre los lotes recién cosechados. Hay preocupación por la evolución de los cultivos de grano grueso, porque el maíz ya evidencia la falta de humedad.

Las retenciones quedaron en cero para trigo, maíz y girasol, en un 30% para el poroto de soja y en un 27% para los subproductos aceite y harina de soja. Este hecho no se reflejó de lleno en los precios a cosecha en todos los granos. En trigo, por ejemplo, en función de los valores FOB a cosecha la capacidad teórica de pago de la exportación es del orden de 179 u$s/t, pero el FAS de mercado es de sólo 142 u$s/t. La razón está en los elevados stocks de vieja cosecha que quedaban en manos de los exportadores (4 mill.t) y en manos de productores (cerca de 2 mill.t), a los que se suma el ingreso de la nueva cosecha. Tal como muestran los cuadros, con rindes de 45 qq/ha el resultado del trigo muestra quebranto. El precio debería acercarse al FAS teórico a medida que tomen ritmo los embarques con las exportaciones liberadas. El girasol, que muestra un precio a cosecha de 250 u$s/t, aumentó 50 u$s/t respecto de lo que cotizaba hace un mes. Sin embargo, la capacidad teórica de pago de la industria sería del orden de 335 u$s/t.

Para siembras en campo propio, los rindes de indiferencia que es necesario obtener para cubrir la totalidad de los costos son de 48 qq/ha en trigo, 2 qq/ha en soja de 1ª, 20 qq/ha en girasol y 54 qq/ha en maíz.

Para siembras en campo arrendado el costo total en quintales se estima en 49 qq/ha para trigo, en 29 qq/ha para soja de primera, en 20 qq/ha para girasol, y 55 qq/ha para maíz.

Se trata de rindes mucho más factibles de alcanzar en maíz. En girasol, con el aumento de precio, los rindes de indiferencia bajaron, pero deberían ser aún más bajos en vista de que el precio FAS teórico tiene margen para subir. El contrapunto para un trigo sin retenciones es que el precio de mercado aún está lejos del FAS teórico, y el productor debería tomar nota de esta situación. Los precios de la soja a cosecha están en línea con el FAS teórico.

FUENTE: Ambito Financiero

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s