Blanqueo – Sinceramiento: seis alternativas financieras

Analistas explicaron las opciones más eficientes para sumarse al blanqueo de capitales.

El 31 de octubre vence la posibilidad de terminar el trámite para informar a la AFIP el dinero en efectivo a blanquear y hasta el 21 de noviembre hay plazo para pagar el 1% del impuesto especial para dejar lista la operación que es la última alternativa para exteriorizar dinero en efectivo sin declarar.

Acerca de la conveniencia de blanquear los ahorros que están sin declarar en el colchón o en una caja de seguridad, se debe pagar un impuesto especial del 10% y esta es la última oportunidad.

Analistas financieros y tributaristas explicaron cuáles son las opciones más eficientes desde del punto de vista del costo del pago del impuesto especial, de la disponibilidad de los fondos depositados y de la certidumbre de la inversión futura. Para ello supondremos que una persona desea blanquear un patrimonio no declarado de 900.000 pesos.

1. Pagar el impuesto especial del 10% sobre el dinero en efectivo a blanquear.

Para blanquear $900.000 se tendrá que pagar el impuesto especial de $90.000 del patrimonio declarado a la AFIP de la siguiente manera. El 1% de ese total antes del 21 de noviembre y el 9% restante se puede pagar hasta el 31 de diciembre próximo.

También, a partir de ese momento, los $900.000 exteriorizados estarán sujetos al pago del mpuesto a las Ganancias y Bienes Personales para el año próximo.

2. Pagar el impuesto especial del 10% e invertir en bonos deuda pública existentes con vencimiento del 2020 en adelante.

Algunos analistas financieros recomiendan como opción combinar instrumentos de deuda existentes con la alternativa de pagar en efectivo.

De esta forma el pago del impuesto especial se puede recuperar con la renta de los títulos en los que se haya invertido el patrimonio de libre disponibilidad.

En este caso se paga el impuesto especial en efectivo, que implica un desembolso de $90.000 y el resto del patrimonio a blanquear se invierte en alguno de los títulos con vencimiento posterior al 2020.

Entre las alternativas están el Discount 33 -DICY-, que paga una tasa anual del 6,80%, un bono del Gobierno de Brasil el BR34, con una rentabilidad del 5,10% anual, y una combinación entre ambos bonos en dólares.

En menor medida, el Bonar 2024 podría verse beneficiado con el blanqueo. También se puede invertir en Bonar 2020 y el Bonar 2019 que son todos bonos en dólares.

3. Pagar el impuesto especial del 10% e invertir el resto del dinero en una Sociedad de Garantía Recíproca (SGR).

Esta opción plantea pagar la penalidad en efectivo (u$s90.000 en nuestro ejemplo) e invertir un monto libremente elegido en una SGR.

Las inversiones en SGR permiten deducir el Impuesto a las Ganancias del año fiscal en el que se hace el aporte, siempre y cuando dicho monto permanezca invertido dos años en el fondo de una SGR.

Supongamos que se invierten los $810.000 ($900.000 – $90.000) en una SGR antes del 31 de diciembre de 2016. Por el pago del 35%, se obtendrá un deducción fiscal de u$s283.500 para el año fiscal 2016 y los $810.000 deberán quedar invertidos en el Fondo de una SGR hasta el 2018.

Según los analistas consultados, la rentabilidad del fondo de una SGR es muy similar a la rentabilidad de un portafolio de bonos argentinos en pesos.

4. No pagar el impuesto especial del 10% y comprar Fondos Comunes de Inversión Abiertos o Cerrados.

El objetivo de la inversión deben ser proyectos de infraestructura, inversión productiva, inmobiliarios, energías renovables, pequeñas y medianas empresas, préstamos hipotecarios, desarrollo de economías regionales y demás objetos vinculados con la economía real a ser reglamentados por la Comisión Nacional de Valores (CNV).

El dinero invertido en estos fondos deberá permanecer en los mismos por un plazo mínimo de 5 años. Se calcula que esos fondos podrían devengar una tasa anual entre el 5% y el 6 por ciento.

La CNV dio el visto bueno para el funcionamiento de dos fondos abiertos de Allaria-Ledesma: uno llamado sinceramiento fiscal y otro de renta en dólares, y aprobó un instrumento de Southern Trust y un cuarto de Gainvest SA. Estos cuatro fondos comunes de inversión abiertos son conocidos como “de parking”.

5. No pagar el impuesto especial y suscribir el Bonar 2019 a 3 años.

Para blanquear $900.000 y no pagar el impuesto especial se podrá invertir en la compra de $900.000 en de Bonos Cupón Cero.

Las consecuencias son que no se tendrá disponibilidad de los $900.000 durante 3 años (hasta el 2019). No se obtendrá renta por la inversión en estos bonos y habrá un costo de oportunidad a definir como consecuencia de la no disponibilidad de ese efectivo por 3 años.

Pero habrá alguna certeza de que el capital invertido será devuelto en dólares a la fecha de vencimiento del título puesto que el mismo vencerá antes de que finalice el mandato del presidente Mauricio Macri. Los $900.000 invertidos en el bono pasan a formar parte del nuevo patrimonio declarado.

Pero la ventaja es que no estarán gravados con el impuesto a la Renta ni a los Bienes Personales por tratarse de Bonos emitidos por el Estado nacional que están exentos de esos impuestos.

6. No pagar el impuesto especial y suscribir el Bonar 2023 o “Bono Mágico” a siete años.

La restricción es que este llamado “Bono Mágico” es intransferible y no negociable en los primeros cuatro años hasta el 2020. Lo novedoso es que permitirá blanquear $3 por cada $1 invertido en el título.

En el caso de los $900.00 a blanquear solo se necesitaran comprar esos bonos por un total de 300.000 pesos.

La consecuencia es que no se paga el impuesto especial del 10% y del patrimonio blanqueado de $900.000 habrá $300.000 que no estarán disponibles por 4 años y que estarán invertidos en el llamado “Bono Mágico” que pagará una renta anual del 1% anual.

Luego de esa no disponibilidad el inversor podrá vender el título. Pero como el cupón de renta del título rendirá tan solo 1% anual, la mayoría de los analistas consultados no esperan que haya mucha demanda del mismo.

En caso de ser reelegido el presidente Mauricio Macri, el bono será pagado durante su segundo mandato. Además los $900.000 blanqueados formarán parte del nuevo patrimonio declarado.

Los $300.000 invertidos en el “Bono Mágico” no estarán gravados con el impuesto a la Renta ni a los Bienes Personales por tratarse de Bonos emitidos por el Estado nacional que están exentos de esos impuestos.

Los analistas consultados por Infobae destacaron que dejar el dinero en efectivo en el colchón o en una caja de seguridad sin declarar implica pagar el impuesto inflacionario.

Este con el tiempo resulta más gravoso que pagar el 10% del impuesto especial. Esto ocurre porque el poder adquisitivo de los dólares se reduce frente a la inflación que tienen los Estados Unidos que muestran una inflación proyectada anual del 1,25% para los próximos 5 años.

Fuente: IProfesional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s